Propiedades y Beneficios de la Aloe Vera o también llamada Sávila o Sábila

Propiedades y Beneficios de la Aloe Vera o también llamada Sávila o Sábila

UNA PLANTA DE PRIMEROS AUXILIOS

Todo el mundo debería tener una planta de Aloe Vera en su escritorio. Es excelente para tratar quemaduras y cortes caseros. Yo ya tengo una decorando mi hogar.

Como planta curativa, el Aloe es ya toda una celebridad. En gran parte del mundo, esta planta erizada, está en innumerables alféizares de ventanas, en las cocinas, esperando a que llegue su momento.

Cuántas veces, mientras hacíamos la comida, con las prisas, el aceite caliente, de repente… ¡plash!, unas salpicaduras que nos queman o accidentes por el estilo. Pues bien, el gel interno de las hojas de Aloe es un excelente bálsamo contra las quemaduras.

Resulta muy fácil cortar una de las delgadas y flexibles hojas, y hacerle un corte para abrirla y exprimir el gel transparente sobre la herida. El gel de Aleo seca la herida como un vendaje natural, y también estimula la cicatrización y ayuda a que las quemaduras no se infecten.

ALOE VERA EN SU ESTADO PURO

El Aloe Vera contiene alantoína, una sustancia que acelera la curación de las heridas, asegura el doctor Alan R. Gaby, un médico de Baltimore que practica la medicina natural y nutricional, y es también presidente de la Asociación Americana de Medicina Holística.

Una sustancia química de esta planta -áloemodina-, “tiene propiedades antitumorales”, según James A. Duke, doctor en Medicina y Botánico jubilado del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, autor de “The CRC Handbook of Medicinal Herbs”. De momento, el aloe no se usa para tratar el cáncer, pero posiblemente algún día se utilizará. Algunos derivados del Aloe también están siendo estudiados por su potencial antisida y anticáncer.

 

SU PODER POTENCIAL

Se ha demostrado que el aloe puede ayudar a :

  • Curar quemaduras y escaldaduras.
  • Aliviar las quemaduras solares.
  • Tratar heridas leves

UNA SOLO HOJA ALIVIA, Y MUCHO!

Antes de aplicar el Aloe a las quemaduras o cortes, lávalo muy bien con agua y jabón.

Para quemaduras leves, escaldaduras, quemaduras de sol o heridas, seleccione una hoja inferior (de las más viejas), corte una porción de varios centímetros de la hoja y ábrala a lo largo, ayudándose de un cuchillo.

Extraiga el gel y aplíquelo generosamente en la zona afectada y déjelo secar.

La hoja de Aloe que ha sufrido el corte cerrará rápidamente su propia herida. Además, los cortes periódicos no dañan la planta.

El gel de Aloe es seguro para ser usado externamente por cualquiera que no desarrolle una reacción, alérgica. Si su piel muestra señales de enrojecimiento o irritación después de aplicarse el Aloe, deje de usarlo. Y si una quemadura o una herida no sana significativamente en el plazo de dos semanas, consulte cuanto antes a su médico.

UN POCO DE HISTORIA

El Aloe Vera, o planta también llamada Sábila/Sávila, tiene una larga historia como remedio natural.

Alrededor del año 1500 a. C., los egipcios comenzaron a usar esta bendita planta como un poderoso laxante y como tratamiento para los problemas de la piel.

Cuando Alejandro Magno conquistó Egipto se enteró que en una isla de Somalia, abundaban los Aloes, e inmediatamente, se apoderó de ella para garantizar el abastecimiento de este tratamiento curativo para sus tropas, mientras hacía cultivar las plantas alrededor de su campamento.

Los comerciantes árabes llevaron el Aloe desde España hasta Asia en el siglo VI d. C. Los médicos tradicionales ayurvédicos de la India y los médicos chinos la adoptaron rápidamente como laxante y como tratamiento para la piel. Los pioneros norteamericanos usaban el gel de aloe para tratar heridas, quemaduras, hemorroides y erupciones.

La convalidación científica de los poderes curativos y cicatrizantes de las heridas por parte del áloe se registra alrededor de 1930, cuando los radiólogos notaron que el gel, untado directamente de las hojas cortadas de la planta, aceleraban la curación de quemaduras provocadas por los rayos X. Incluso, muchos estudios han confirmado la propiedad de esta planta de favorecer la curación de los cortes, la congelación y las quemaduras de primer y segundo grado.

Así quetoma nota!, si acabas de tomar el sol y tu piel ha quedado enrojecida por la exposición, puedes recurrir a este maravilloso gel para calmar tu piel y suavizarla a modo de “after-shave”.

ADQUIERE UN ALOE VERA.

Incluso si no eres muy hábil con las plantas, puedes cultivar Aloes, ya que apenas necesitan agua y ningún otro cuidado extra, teniendo un buen drenaje y una temperatura por encima de los 25º. Prefieren el sol, aunque toleran bien la sombra, y no les importa si la tierra es pobre y arenosa.

El Aloe produce periódicamente retoños, que deben ser extraídos y replantados cuando alcanzan unos cuantos centímetros de altura. Para hacer esta operación simplemente desentierre la planta removiendo suavemente la tierra para separar el retoño de la planta madre, y devuelva ésta última a su maceta original.

Fuente extraída de “guía médica de los remedios naturales”.

Si te ha gustado este artículo, haz click en el botón “me gusta” y ayuda a difundir el conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *