El Poder de la Aromaterapia

Los aceites esenciales son como la sangre y la fuerza vital de la planta.

 Al oler los aceites, su esencia puede atravesar la barrera de la sangre y el cerebro y pasar directamente al cerebro límbico, donde residen las emociones, la memoria y las funciones reguladoras.

Esto produce una respuesta inmediata en todo el cuerpo físico, además de provocar una profunda transformación en la mente y el espíritu.